11 enero 2007

LA COYOTA

Esta leyenda se ha venido contando de generaciòn en generaciòn.

todo esto ocurriò en mi aldea San Jacinto, municipio de Chimaltenango, como en al año 1915. Dice que exsistiò una hermosa mujer que se llamaba Elena; no era tan baja, el color de su piel era moreno claro y no era tan delgada. En pocas palabras, la mujer era muy hermosa. No se por que la gente le decìa ¨La Coyota¨ ; quizàs por defecto que tenìa en sus dientes, los cuales eran muy grandes; tal vez era la razòn por la cual la llamaban asì.

En ese entonces la gente acostumbraba tener criamza de animales y lo que màs criaban eran gallinas. Habìa un señor que tenìa un gallinero, pero dìa con dìa se le desaparecìan muchas gallinas. Ya se encontraba muy molesto por lo que pasaba y se quedaba con la duda de quièn era el ser que le robaba sus gallinas . Pensaba que eran los perros o tal vez los tecolotes; eran tantas las preguntas que èl hacìa.

Se preguntaran por què la hermosa mujer llaamada Elena le decìan ¨La Coyota¨. Bueno , por si no lo sabìan se los voy a contar . Sòlo les pido que no se vayan a asustar de los que les voy a contar.

Cuentan que un muchacho llamado Miguel se enamorò de Elena y hambos tuvieron un gran enamoramiento. Pero Miguel tenìa la duda del por què a Elena le decìan ¨ La Coyota¨ .

Todo empezò la noche de un dìa jueves, cuando estaaba algo lluvioso, con un poco de frìo y neblina. Miguel fue a platicar con Elena màs o menos dos horas; a eso de las diez de la noche , Elena dijo a Miguel que era tarde, que mejor hablaran otro dìa y ambos se despidieron. Al rato Miguel regreso a su casa y dentro de èl surgìan varios pensamientos confusos, dudas sobre su novia Elena; no se quedò conforme y decidiò ir a la casa de ella cuando ya casi eran las doce de la noche. No le importo la hora y se fue. Al llegar a la casa no se atreviò a tocar la puerta y lo que hizo fue ver en un pequeño agujero que habìa en dicha casa.

¿Y saben cuàl fue la sorpresa de Miguel? La sorpresa fue que en el cuarto de Elena viò varis candelas encendiadas formando un cìrculo y dentro del cìrculo estaba ella, quien tambièn tenìa un pañuelo rojo en el cuello. Eso sorprendiò a Miguel, quien con mas curiosidad se detuvo a ver lo que iba a suceder despuès.

Dicen que delante de sus ojos, Elena se convirtiò en coyota. Lo hizo a las doce de la noche, dàndose tres vueltas a la dercha y tres a la izquierda y luego cayò al suelo bomitando sangre. Cuando se levantò, su su cara estaba llena de pelos; tenìa unas enormes orejas y los colmillos bastante grandes. Al ver esto, Migue se asustò y saliò corriendo pues tuvo un gran susto que hasta cambiò de color y nunca màs volviò a hablar con Elena.

Ya les habìa contado de aquel señor que tenìa su gallinero y que le hacìan mucho perjucio. Un dìa de esos tovo la idea de dejar una trampa para darle la caìda al animal o a la persona que le robaba sus gallinas. En la noche escuchò cuando el animal saliò gritando; inmediatamente saliò, pero no alcanzò a ver. El animal se habìa llebado la trampa.

A los pocos dìas, la hermosa mujer (Elena) se enfermò. La gente se preguntaba por què habìa caìdo en cama y muchos llegaban a visitar. En una de sus visitas llegó aquel señor (dueño del gallinero) a ver a Elena, quien se encontraba en cama tapada con su chamarra. El señor por curiosidad levantó la chamarra y vio la trampa que había dejado aquella noche. Así se dio cuenta que el ser que le robaba sus gallinas. Inmediatamente se regó la noticia, toda la gente se enteró de la persona que era "La Coyota". A los ocho días murió Elena y ya nunca más se le perdieron gallinas al señor.


Esta leyenda se ha venido contando de generación en generación, y ahora me tocará contársela a mis hijos, a mis nietos; y por qué no decirlo, a mis biznietos. ¡Hey! joven enamorado, tenga cuidad, talvez su novia resulte ser la próxima "Coyota"

Autor: Edwar David Caté.

No hay comentarios.: